¿De qué va esto de Furancheiro?


Los recuerdos de cuando tu abuelo te mandaba a buscar vino a la bodega de Isidro, que tenía ese olor tan característico, mezcla de vino en las tazas, chorizo en los platos y serrín en el suelo, fue el prólogo de cuando años después, ya en edad de probar esos caldos bien tintados, veíamos las ramas de laurel colgadas en los palos de la luz o en las señales de la carretera y nos podía la tentación de ir alli a mandarle "una taza".

Pero eso de encontrar ramas de laureles cada día es más complicado. Sacando el furancho de Pepe de toda la vida o el que te contó tu cuñado que abrió un vecino que trabajaba con él en Citroën, no sabes ni por donde empezar a buscarlos.

En Furancheiro queremos que los furancheiros como nosotros puedan tener donde escoger. Que tengáis información de primera mano. Que podáis dar vuestra opinión y leer las de los demás.

Nosotros te llevamos a los furanchos pero no te acompañamos. Mejor escoge tú la compañía.

¿Solamente furanchos?


Pues no, para que engañarnos...

En Furancheiro sabemos que aquello del furancho que solamente sirve vino de excedente con unas pocas tapas en el bajo de la casa de Mucha, ya casi forma parte de las historias de nuestros padres.

Por eso preferimos ampliar el chollo y buscar los furanchos, los loureiros, los abillados, pero también esos otros rincones que merecen la pena ser visitados y que nosotros llamamos "recunchos".

Esos sitios que no aparecen en la guia Michelín y muchos ni en Google. En los que la comida no empieza por "mac" ni acaba con "king". En los que saben si el cachelo va en el pulpo á feria o en el pulpo a la gallega.

¿Entiendes verdad?

Pero entonces, ¿que es un furancho?


Un furancho cómo tal es una parte habilitada de una vivienda particular que abre al público unos pocos meses del año para vender el excedente de vino elaborado en casa que tiene aún de la cosecha del año anterior.

Los furanchos solamente pueden abrir durante un máximo de 3 meses al año. Por normativa, la temporada de furanchos empieza el 1 de diciembre y acaba el 30 de junio, pero estas ordenanzas son locales y pueden variar de unos ayuntamientos a otros. Además, si algún furancho acredita la necesidad de abrir más tiempo puede hacerlo pero no más allá del 31 de julio.

El vino que se sirve no puede ser embotellado y debe ser de cosecha propia y de uvas de la zona. También se limita el número de tapas que se pueden servir a un máximo de 5.

Es verdad que cada ayuntamiento tiene sus propias legislaciones sobre furanchos pero son muy similares todas.

Furancho, loureiro o abillado


Pues la diferencia entre los tres es bien pequeña. Todos tienen la finalidad de vender el excedente de vino casero, pero en el caso de los loureiros y de los abillados la comida para acompañar a ese vino la traen los propios clientes de sus casas.

Preguntas frecuentes


  • ¿Por qué no hay ningún furancho en las provincias de Ourense y Lugo?
  • ¿Como os puedo hablar de mi furancho?
  • Hay datos incorrectos de un furancho en vuestra web
  • ¿Qué es un recuncho?

Porque en esas provincias, muy a nuestro pesar, non hay furanchos. Los furanchos son casi exclusivamente de la provincia de Pontevedra y alguno se encuentra en el sur se la provincia de la Coruña en la subzona de Alvariño de la Ribeira do Ulla.

Si tienes un furancho o recuncho, o conoces alguno del que quieres que hablemos en Furancheiro cubre el formulario que hay en la pestaña de contacto de nuestra web y cuéntanos todo lo que puedas de él. Es muy importante que todos los datos sean lo más precisos y actualizados posibles.

Muchos de los furanchos o recunchos que aparecen en Furancheiro son enviados por vosotros a través de nuestro formulario de contacto. No contrastamos los datos y damos por hecho que son correctos en la mayoría de los casos. Si alguno es incorrecto te agradecemos que nos lo hagas saber enviándonos un mail a la siguiente dirección info@furancheiro.

Para nosotros un recuncho es un "mal llamado" furancho. Es decir, un sitio que tiene casi todas las características para ser un furancho, o que en su día empezó como tal, pero que con el tiempo se fue convirtiendo en una tapería que abre todo el año. Estos sitios suelen guardar el encanto y aroma de nuestra tierra, normalmente están escondidos y tienen precios razonables.