Porque el que va al furancho y no bebe la oportunidad pierde